¿Deberían los dueños de casa aceptar mascotas?

Summary:

Te contamos algunos acuerdos a los que pueden llegar los dueños y los arrendatarios con mascotas para que haya una relación armoniosa entre ambas partes. 

No es sorpresa que para muchas personas, sus mascotas son también parte de su familia. Según un estudio realizado en 2015 por la Secretaría de Salud del Distrito Metropolitano de Quito, tres de cada cinco familias tienen una mascota en la ciudad. Esta cifra ha incrementado con el pasar de los años,  ya que en el 2020 se reportó que una de cada tres personas tiene una mascota.

Con esta tendencia social ha venido también la necesidad de los habitantes por encontrar un hogar ideal pensado en las necesidades de los miembros peludos de la familia. Sin embargo, es muy común que al buscar departamentos para arrendar en Guayaquil o anuncios de arriendo en Quito, los dueños de los inmuebles no permitan la tenencia de animales en su propiedad. Algo que, en muchísimos casos, causa que muchos desistan de arrendar esas propiedades.

Es importante mencionar algunos aspectos de las leyes ecuatorianas que hablan de los derechos de las mascotas. Por una parte, ni la ley de Propiedad Horizontal ni su reglamento prohíben la tenencia de animales domésticos en bienes declarados en propiedad horizontal. En Quito, por ejemplo, la Ordenanza 048 establece obligaciones, prohibiciones y sanciones para los habitantes de la ciudad que garantizan la vida adecuada para las mascotas. Es importante tomar en cuenta que leyes como el Código Civil e inclusive la Constitución del Ecuador cuenta con varios artículos que favorecen a las personas que poseen una mascota y a su derecho a una vivienda digna. Son leyes y ordenanzas que son importantes tener en cuenta ya que aunque la prohibición en ciertos condominios o edificios son reglamentos internos de carácter privado, estos no pueden ir en contra de las leyes del país. 

Es cierto que permitir la tenencia de mascotas en la vivienda de alquiler puede significar ciertos riesgos. Pero también es cierto que al implementar esta prohibición el dueño de un inmueble está perdiendo dinero ya que no puede acceder a un mayor número de posibles inquilinos.  En esta nota te contamos algunos acuerdos a los que pueden llegar los dueños y los arrendatarios con mascotas para que haya una relación armoniosa entre ambas partes. 

Crear un reglamento interno sobre tenencia de mascotas

Si es que tu propiedad se encuentra en un edificio o una urbanización cerrada, te recomendamos crear un reglamento interno claro sobre la tenencia de mascotas con los propietarios de los otros inmuebles. Algunos puntos que pueden incluirse en el reglamento son: 

  • Los dueños deberán cuidar de sus mascotas y evitar que cause molestias a los vecinos ya sea por daños físicos de las instalaciones, ruido, malos olores y aseo. 
  • Quienes tengan un gato o un perro no podrán tenerlos libremente por las áreas comunes, parqueaderos, edificios y demás sin su collar, correa o kennel si fuera el caso. 
  • En el caso de que sus mascotas ensucien las áreas comunales con excremento u orina, los dueños deberán limpiar inmediatamente.
  • Si la mascota es agresiva o peligrosa para otros animales o personas, deberán utilizar un bozal para proteger a los demás. 
  • De acuerdo a las leyes del Ecuador, los dueños deberán tener todos los documentos sanitarios y las vacunas al día. 
  • Las mascotas serán permitidas en los departamentos o las casas de condominios pero no podrán caminar libremente por las áreas comunales, parqueaderos, y demás. 

Tener un reglamento establecido previo a la firma del contrato de arriendo, permitirá a los dueños entregar estas reglas a los posibles inquilinos como parte del acuerdo de arrendamiento. Puedes pedirles que firmen un documento comprometiéndose a seguir las reglas del condominio y edificio y así prevenir cualquier malestar al futuro. 

Entrevista a tus inquilinos con sus mascotas

Una gran forma de asegurarte de que tu inmueble estará en buenas manos es entrevistar a tus inquilinos con sus mascotas. Esto te permitirá observar sus comportamientos, su edad y su raza. Pero también podrás observar si es que los dueños los tienen bien entrenados y pueden controlarlos para que no causen destrozos. 

También puedes solicitar a tus posibles inquilinos que te enseñen su certificado de vacunas y referencias de anteriores arrendadores donde hayan vivido con las mascotas. También te recomendamos tomar una fotografía de la mascota que te presenten para que puedas guardar como récord y solicitarles que si van a adoptar a una más, te informen primero para que puedas conocerla también. 

Modifica tu propiedad 

Puedes minimizar los costos de posibles daños o de mantenimiento de tu inmueble si es que haces algunos cambios. Si tienes alfombrado el piso, por ejemplo, puedes cambiarla por un piso que requiera menos mantenimiento y sea más duradero como el vinilo o la baldosa. En el caso de que tu propiedad tenga un jardín, trata de designar un área para que puedan salir las mascotas a hacer sus necesidades que esté alejada de las plantas o flores que no quisieras que se estropeen. Esto puedes hacerlo utilizando rocas para delimitar el área o instalando una cerca para que no puedan cruzar. 

Agrega cláusulas en tu contrato de arrendamiento 

Crea una adenda muy clara en tu contrato de arrendamiento que hable sobre la tenencia de mascotas en el inmueble. Esto puede incluir: 

  • Especifica qué tipo de mascotas son permitidas. Ya sean gatos, perros, canarios, peces, hamsters, etc. Es mejor ser claros sobre cuáles son 
  • Para las mascotas grandes como los perros o los gatos es muy común que puedas poner un límite sobre cuántos puede tener tu arrendatario en tu inmueble. Así que te aconsejamos ser muy claro sobre este tema. 
  •  En lugar de poner un límite o una restricción basado en la raza del perro o el gato, puedes poner una restricción sobre el tamaño del animal. Así, si tienes para arrendar una suite, puedes restringir a perros pequeños y a gatos. 
  • El arrendador será responsable de pagar por cualquier daño que produzca el animal en el inmueble al momento de la entrega y de la terminación del contrato de arriendo. 

Depósito de mascota 

Algo muy común en Estados Unidos es cobrar un depósito por tener una mascota en el departamento. El valor oscila entre $25 y $100 dólares mensuales en Estados Unidos, pero en Ecuador te recomendamos que esta cifra no sea tan elevada ya que puede exceder el presupuesto de tus arrendatarios. También puedes hacer un solo cobro durante la firma del contrato adicional a la garantía. 

El valor podrá depender del tamaño y la cantidad de mascotas que tenga tu posible inquilino. La idea de tener un depósito extra por la mascota es que con ese dinero podrás cubrir cualquier gasto que pueda ocurrir por daños de la mascota a tu inmueble. Te aconsejamos que si vas a incluir un depósito como este consideres rebajar el valor del arriendo mensual ya que puede perder competitividad dentro del mercado si el precio es muy elevado. 

Documenta todo 

Finalmente, recomendamos que los dueños documenten todo sobre su inmueble. Al momento de entregarlo a los arrendatarios, el dueño debe tomar fotos para tener un registro de las condiciones en las que se encuentra todo: desde el piso hasta las cortinas y las puertas.

Locales en Alquiler en Quito

 ¿Quieres enterarte cuando publiquemos algo nuevo?

¡Déjanos tu correo electrónico y te avisaremos!