Arrienda tu vivienda sin sorpresas

Arrendar una vivienda puede ser un proceso emocionante pero, también, un poco abrumante para algunos. Si bien estamos pensando en qué muebles van a ir en la cocina, qué cuadros irán en la sala o si vamos a cambiar el color de las paredes, hay otros detalles muy importantes que considerar antes de visionar cómo queremos que se vea la casa de nuestros sueños. 

Por eso Properati te trae una lista con consejos que debes tomar en cuenta para alquilar un departamento o una casa en Quito, Guayaquil y Cuenca o donde tú quieras en el país.

— Evita engaños o estafas y verifica que quien está alquilando el bien, sea el dueño de la vivienda. Para esto, puedes pedir un certificado de quién consta como propietario en el Registro de la Propiedad correspondiente al lugar donde vives.

— Ten en cuenta que este trámite puede tardar algunos días y tendrá un costo que, aunque menor, debes tomar en consideración. En Quito, por ejemplo, este trámite tarda 5 días y tiene un valor de $4. 

— Investiga si el precio de la vivienda que vas a alquilar está bien para la zona que has elegido. Para esto, Properati pone a tu disposición un valuador de inmuebles en este link. También puedes entrar a la página de Properati y hacer una búsqueda de otros inmuebles en la zona con la herramienta de visualización del mapa de tu ciudad. 

El valuador de Properati te permite conocer los precios promedio para arriendo y venta.

–Si ya te decidiste por una vivienda, realiza un contrato escrito y no sólo verbal. De esta forma tienes un respaldo para cualquier inconveniente que pueda presentarse. Este contrato debe ser legalizado en una notaría.

— Aunque parezca un poco obvio, lee el contrato completo y pide una copia en la que consten las firmas. A veces pensamos que todo lo que hablamos con el arrendador estará ahí escrito pero no siempre es el caso.

— La Ley de Inquilinato dice que los contratos deberán firmarse por un plazo mínimo de dos años. 

— Asegúrate de que la estructura del departamento o casa esté en buenas condiciones y que conste en el contrato en detalle en qué estado recibes el inmueble. 

— Verifica que el inmueble cuente con todos los servicios básicos necesarios como agua, luz,  teléfono, y que los pagos de los mismos estén al día. 

— Para tu seguridad y tranquilidad, al momento de firmar el contrato, es mejor que escribas tus iniciales o pongas tu firma en todas las hojas y anexos. 


— Si estás arrendando una vivienda amoblada, revisa que esté por escrito en el contrato el inventario y avalúo de los muebles y su valor de uso. Si es que no consta, la Ley de Inquilinato dice que se estimará su valor de uso en el 25% del valor del arriendo.


— Deja por escrito en el contrato cuánto pagarás de arriendo. Así mismo los valores que deberás pagar por fuera de ese valor como las alícuotas, los servicios básicos o extras como el internet.

— Asegúrate de que en el contrato conste cómo se realizarán los pagos. Puede ser por transferencia o en persona, pero es mejor que conste por escrito y así evitas que haya malentendidos con las fechas y formas de pago. 

— Pide recibos por cada pago que hagas de arriendo. 

— Es aconsejable que llegues a un acuerdo con el propietario sobre quién cubrirá los daños o el mantenimiento del inmueble. Y, una vez que tomen una decisión, incluirla por escrito en el contrato. 

— Si el dueño decide vender el inmueble o dar por terminado el contrato contigo, deberá avisarte con por lo menos 90 días de anticipación. 

— Cuando ya estés en tu vivienda, el arrendador deberá avisar con anticipación si es que necesita hacer alguna inspección, arreglo o mantenimiento, y cuándo lo realizará. 

Si bien estos consejos pueden ayudarte y evitarte sorpresas al momento de a arrendar departamentos o casas en tu ciudad, te recomendamos revisar la Ley de Inquilinato ya que nunca está demás.

Quito

Casas en arriendo en Guayaquil